La muerte no se ríe de mí, ríe conmigo

Hace tiempo algo como la muerte me era tan lejano y extraño que de verdad le temía, temía a cualquier escenario donde yo o algún ser querido perdiera la vida, la sola idea de pensarlo me angustiaba. Pero con el pasar del tiempo y también a un cambio y evolución de ideología, he pasado por etapas que han cambiado mi postura ante ella, desde aceptarla hasta ser indiferente ante ella o una combinación de ambas.

Si me preguntaran que ha influido en todo esto, tal vez la respuesta radique en conocer la forma en como diferentes personas afrontan la “perdida” de una persona, Hay quienes se reúnen y festejan al difunto con un banquete, otros que optan por el luto perpetuo o les dedicamos unos días del año para recordar y de alguna manera estar mas cerca de ellos.

¿Qué ocurre después de la muerte? ¿Qué me gustaría que ocurriera después de la muerte?

Para algunas personas la respuesta es tan simple como “nada”, para ellos eso es suficiente y eso esta bien. Pero me gusta pensar que no es así, para mi cada ser tiene “algo” (esencia tal ves, a falta de una mejor palabra). Ese “algo” es tan complejo y ajeno a todo aquello que nosotros conocemos que es imposible que desaparezca, ¿me refiero al alma? No necesariamente, y lo digo porque no le quiero dar una connotación religiosa al asunto. Pero ese algo tan especial que me hace pensar que cuando alguien muere no todo esta perdido, los seres humanos somos algo mucho mas grande por lo que vale la pena continuar y es nuestro deber honrar ese “algo”.

Además en el transcurso de nuestra vida dejamos una pequeña parte de ese “algo” en todas partes y de esos lugares los mas importantes son las personas, vivimos en cada ser con el que en alguna ocasión; platicamos, miramos, besamos, abrazamos, etc. Es por eso que basta con cerrar los ojos y recordar a esa persona… “Las personas no mueren, se olvidan”.

En esa última frase se incluye mucho de mi sentimiento respecto a la muerte, por ahora, puede que en un futuro lea de nuevo este post y todo haya cambiado, pero por ahora eso no importa así que sigamos riendo.